En Tambillo y no en Miami

Eran las vacaciones de Julio, las más largas y esperadas. Un duro ciclo de la universidad había finalizado y yo, por mi parte, ansiaba estos días libres para pasar unos días en la playa, viajar a Miami y salir de “juerga” al menos dos fines de semana. ¡Qué ricas vacaciones!

Saliendo de mi último examen final, recibí una llamada que cambiaría estas vacaciones de sueño en una gran lección de vida.

Mi mamá me dijo que este año era muy poco probable viajar al exterior y que me vaya haciendo la idea de no hacer muchos planes, ya que ella tenía preparado unas vacaciones diferentes para mí. Entusiasmada por la idea, no veía la hora de llegar a mi casa y descubrir la noticia.

-Te vas de misiones a Ayacucho por dos semanas.

¿De misiones? ¿a Ayacucho? En lugar de playa, serían montañas; ya no Miami, sino Tambillo, y no serían fines de semana de “juerga”, sino de evangelización y oraciones. De manera sarcástica le respondí a mi mamá: ¡Qué ricas vacaciones!

No me causó mucha gracia el cambio completo de mis planes, pero bueno accedí a ir sin mucho gusto.

Conmigo viajaban tres “monjitas” y catorce chicas entre 18 y 25 años. El viaje fue por bus y duró toda la noche. Gracias a Dios mi madre me había comprado los asientos más cómodos y pude disfrutar de ese viaje. Lo que no sabía en ese momento era que esa noche sería la última donde dormiría cómodamente.

Empecé a conocer a las personas con quienes viajaba. Las hermanas eran bien buenitas, unas tiernas que hablaban de Dios y del amor todo el día; las chicas eran muy divertidas, la mayoría aún estudiaba en la universidad, otras ya habían acabado su carrera. Mi pregunta siempre era, ¿por qué escogerían pasar sus vacaciones así?

Llegamos a Huamanga al amanecer. Esta ciudad nos recibió con un cielo maravilloso. Siempre he disfrutado ese cielo ayacuchano, no era la primera vez que visitaba esta ciudad y debo admitir que por ese momento lo preferí mil veces que Miami.

Estuvimos un rato en Huamanga. Las hermanas nos llevaron a misa en la catedral.

-Hace tanto tiempo que no asisto a una misa – le confesé a una de ellas.

Con mucha ternura me dijo que esta era el momento perfecto, que aproveche de confesarme y recibir la comunión. No podía negarme a tan dulce propuesta. Así lo hice y celebré misa por primera vez después de mi confirmación.

Salimos de lacatedral y tomamos un bus hasta Tambillo, un pueblito que se ubicaba  a dos horas de Huamanga. Este bus era más pequeño y no tan cómodo, pero bueno, ya estaba a allí. Durante el viaje, las monjitas sacaron su guitarra y empezaron a cantar. Las canciones no parecían religiosas, pero lo eran. No sabía que existían canciones para Dios tan alegres y con ritmos modernos. Me acerqué a una de ellas y le pedí un cancionero. Me contaron que tenían un grupo musical, se llamaban las Siervas. Me mostraron su videoclip y empecé a quererlas más.

 

Tambillo nos esperaba con un hermoso cielo despejado completamente. Llegamos a una escuelita muy pobre. Empezamos a sacar las maletas. Yo sólo estaba esperando que me dijeran donde quedaba el hotel, o por último el cuarto donde dormiría. Estaba muy cansada, solo quería tomar un baño y hacer una siesta.

¡No! ¡No había hotel, ni ducha! Dormiríamos en un salón vacío de la escuelita, dentro de nuestros sleeping bags y usaríamos el precario baño de la escuelita para echarnos baldes de agua fría y así asearnos. Yo no lo podía creer, no había forma. ¿A qué tipo de viaje me había inscrito mi mamá? Las cosas se empeoraron para mí cuando me enteré que nosotros mismas teníamos que cocinarnos, limpiar el baño, el cuarto, la cocina, lavar los platos, morir y seguir muriendo… cuando, en su lugar, podía haber estado tomando sol en algún lugar del planeta.

Pero no podía ponerme engreída a esas alturas del viaje. Al mal tiempo buena cara.

Nos recibieron unos niños lindos que tenían chapas en los cachetes y vestían ropitas gastadas. Me miraban asombrados, como si fuera de otro mundo. Sus ojitos al vernos se llenaban de ternura. Jugamos con ellos hasta que cayó la noche.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Habían grupo de labores. Yo era feliz cuando me tocaba la cocina. No sabía mucho, pero estaba dispuesta a aprender. Sin embargo, ¡el baño! no había forma, me rehusaba.

La noche no la pasé tan bien. Dormí en el suelo, hacía mucho frío y el ruido del viento y algunos roedores de fuera me mantenían intranquila. Solo quería que amaneciera de una vez. Pensando y pensando en todo lo que me esperaría, sin darme cuenta, escuché cantar al gallo y una luz tenue de sol entraba por las ventanas del aula. Me desperté antes que todas, muy temprano. Tenía que buscar la forma de lavarme el cabello, al menos. El agua era helada, parecía recién bajada del nevado. Después de echarme agua, me uní al grupo para rezar. La “monjita” me pidió que leyera la lectura. Me caía bien. Se había convertido en mi amiga. Luego de esa pequeña oración de inicio de día, tomamos un desayuno sencillo y salimos a ‘misionar’.

A mi grupo le tocó ir al pueblo vecino. Tuvimos que bajar y subir colinas altas. Yo no entendía el sentido de hacer esto. ¿Por qué visitar a las demás personas? Después entendí todo. Llegamos al pueblo y todo era silencio. A lo lejos, vimos a una señora venteando quinua y fuimos a ayudarla.

Mientras la ayudamos nos contaba su historia, estaba triste. Su esposo estaba muy enfermo y ella tenía que hacerse cargo de la chacra, la familia y solventar todos los gastos del hogar. Una vida dura, que no cambiaban para nada su ánimo y sus ganas de saludarnos amablemente. Una vida dura que no cambiaban su fe. ¡Cuánta fe tenía esa mujer! Algo en su interior le decía que todo iba a estar bien.

Después vimos a una señora desgranando choclo. Decidimos ayudarla y de paso conversábamos con ella. Nos contó que su único hijo había desaparecido en la época del terrorismo y que no había día que no le esperase sentada en su puerta desgranando maíz. Yo no pude evitar llorar. Aún así, ella empezó a consolarme como una madre a su hija. Morí de amor.

Me percaté que alguien corría por allí. Era una niña y estaba llorando. Fui a hablar con ella, quería consolarla. No alcanzaba a entender lo que balbuceaba. Solo la abracé fuerte.  En el oído me dijo: “Mi mamá. No la encuentro.” Yo entré en pánico. ¿Dónde estaba su mamá? Ella corría por la pista sin miedo a los carros llorando y buscando. Era tan niñita, tan frágil. Salió una señora diciendo ser su tía y se la llevó. Nunca supe si encontró a su mamá o no. Espero que sí.

Teníamos que emprender nuestra caminata de regreso antes de que caiga la noche, ya que solo teníamos la luz del sol para iluminar. El retorno fue mucho más fácil, ya me había aclimatado y la altura no le afectaba a mi respiración.

Cenamos, rezamos y nos fuimos a dormir. Esa noche me quedé pensando en todo lo que había vivido ese día y todas las historias que había escuchado. Me dormí soñando con esas personas.

Al día siguiente hice todo más rápido y sin quejarme, quería volver a ese pueblito, quería seguir ayudando a esa gente en lo que podía.

Cada día era nuevo, nuevas historias, nuevas personas, nuevos rostros. No había momento que no agradeciera al cielo maravilloso de Tambillo por tener una vida llena de oportunidades, por tener algo que llevarme a la boca, por vivir emociones. No había día a partir del primero que no haya agradecido a mi mami haberme metido en este viaje, en toda esta aventura.

Limpiaba los baños, lavaba los platos, cocinaba y todo lo hacía feliz. Sabía que mientras más rápido lo hacía, más tiempo para visitar personas, escuchar sus tristezas y hacernos felices mutuamente. ¡Qué hermoso! Poco a poco ese visitar personas iba cobrando sentido.

Con mucha pena veía como esas dos semanas llagaban a su fin. Tenía que dejar a mis niños, a mis amigas, a mis amigas “monjitas”, a mis viejitos, sus historias. Extrañaría mi Tambillo, esas noches estrelladas, esas comida maltrecha, ese clima loco, esa sleeping bag donde tuve los mejores sueños de cambiar al mundo. Extrañaría poder ver cómo afloraba la mejor parte de mí, esa parte donde me preocupaba más por los demás y no sólo pensaba en mí.

En este viaje no visité playas, no fui por tercera vez a Miami, no me fui de “juerga”; pero amé muchísimo, salí de mí para ver a los demás. Me di cuenta que a veces es  bueno detenerse y escuchar la historia de los otros, maravillarse con su sinceridad al hablar, con la ternura que te las cuentan y ser sensibles para entender que te las comparten no solo para que los escuches, sino para los consueles, para tenerte de cómplice, amigo, alguien que hará algo para ayudarlo. Buscan en ti un refugio de sus problemas, un poco de alegría, calma y paz. ¡Qué lindo es escuchar al otro! Salir a su encuentro para consolarlo, amarlo, hacerlo reír, compartir con ellos y darle la esperanza de confiar.

No terminaré de agradecer a Dios esta hermosa experiencia. Espero con ansias mis próximas vacaciones para cambiar las sandalias por zapatillas y mi ropa de baño por buzos y casacas gruesas.

Gracias Tambillo porque no sólo me diste un cielo maravillo, sino el paraíso completo.

BlockChain y Bitcoin

La tecnología de Blockchain ha atraído la atención de muchos. ¿Que significa Blockchain y que oportunidades traerá consigo?

Quizás uno de los temas tecnológicos más tocados en los últimos meses por mostrarse disruptivo en industrias de Economía, Administración y Finanzas. Las capacidades del Bitcoin han dejado impresionado a muchos y ha alcanzado planas de periódicos importantes. Una persona que en 2009 tenía 9 dólares en Bitcoin hoy tendría USD 4.4MM. ¿Qué es la base de esto? ¿De qué se trata y como generará valor para sus portadores? Blockchain permite que las nuevas aplicaciones puedan ser más prácticas que antes (si logras integrar la tecnología) o diría yo, muchas más prácticas que antes a través de la tecnología del Blockchain.

Bitcoin funciona con esta tecnología y sus acreedores se están beneficiando mientras se está dando a conocer la tecnología con la que está hecha su base de datos. ¿Cómo se relaciona esto a la Economía y la administración?  El Bitcoin, y otras similares, se espera que revolucionen la industria del comercio y traigan consigo un cambio económico a escala mundial. El Bitcoin es “inmutable”, LO QUE SIGNIFICA QUE ES TRANSPARENTE, y redefine el “Trust”. Por eso resulta muy atractivo en el Perú y la región sudamericana. Todos los conflictos de corrupción recientes, en escándalos como Lava Jato, y la ineficiencia del Estado para contar con pruebas que encarcelen a los funcionarios turbios, son prueba de que Blockchain podría ayudar a entes tan ineficientes como los órganos del estado y el PJ. Blockchain permite un registro de transacciones seguro, este registro será rápido y confiable. Con él se van a poder realizar transacciones tanto por entidades públicas como privadas.

Además, Blockchain podría empoderar a las personas de muchas maneras en el Perú y el mundo, según algunos expertos en el tema, este beneficio de empoderar a la gente es mas acentuado en los países desarrollados. ¿Por qué? Principalmente porque permite la inclusión financiera a personas que antes no tenían acceso a Capital. Esto puede brindar mayor acceso a un sistema de cuidado de salud efectivo, que se mejoren las condiciones del país para comercializar productos, como, por ejemplo, por desarrollar cadenas de suministro más efectivas. Estos atributos del Bitcoin son el “Background” de este Artículo para “UlimaLeaks” dirigido a los alumnos de la Universidad de Lima, manifestar y hacer entender fácilmente que Bitcoin y las otras “crypctocurrencies” podrían servir como solución para poder evitar comportamiento poco ético en las entidades públicas y privadas.

Resultado de imagen

Profundicemos y ahondemos un poco más en el tema. Bitcoin está basada en tecnología Blockchain. Blockchain, como el internet, es infraestructura abierta a nivel global y al alcance de todos. Permite a las compañías y a los individuos hacer transacciones “desenganchando” a los intermediarios. Esto significa reducir el costo de transacciones y el lapso de tiempo que se tomaban los “terceros” o agentes en realizar sus operaciones. Lógicamente las revoluciones de este tipo no son buena para los “brokers”, “intermediarios” o “middlemans” como se les llama cotidianamente en lengua anglosajona. Por ejemplo, facilitaría la compra de acciones en mercados extranjeros. Facilitaría la detección de errores y rupturas de stock. Menores Lead-Time por mayores sinergias entre un área de Despachos y un transportista, entre muchos otros ejemplos.

¿Cómo funciona Blockchain?

La tecnología se basa en la distribución de una estructura principal. El BlockChain es un sistema unificado. Puede identificar cuando hay algo que no va de acuerdo a sus parámetros para luego arreglar el desperfecto en tiempo record con el flujo rápido de información. Los Blockchains pueden ser públicos y sin permisos o privados y con permisos, creando un grupo de un determinado número de participantes, que generalmente serán empresas que trabajan juntas, en la misma cadena de suministro, estas empresas podrán identificar desperfectos en los distintos procesos como un sistema único. Michael Versace, director global para estrategias digitales de IDC, describe Blockchain como un acelerador de la innovación y las capacidades de las plataformas tecnológicas. Expandiendo las fronteras de todos hacia nuevos horizontes donde se podrán lograr cosas que antes resultaban imposibles con la tecnología disponible. Esperemos que el impacto sea positivo y que nuestra sociedad lo adapte rápidamente para poder usarlo en nuestra lucha constante contra los Estados Corruptos e ineficientes. Si hubiere una transacción fuera de lo común, el sistema lo identificaría y lo reportaría a su servidor.

Aplicaciones en el rubro financiero:

  1. Bitcoin es una divisa electrónica que presenta novedosas características y destaca por su eficiencia, seguridad y facilidad de intercambio. Esto es prometedor, pero también hay baches, Sadeep Kumar, director principal de Mercados de Capital y especialista en negocios digitales y consultoría en estos temas para empresas de tecnología en Silicon Valley y trabajador de la empresa Synechron, habla de estas barreas y menciona que las principales son la inoperatividad, la privacidad de la data, “data transfer”, los procesos de integración a sistemas antiguos (lo cual depende del código) y la escalabilidad del Blockchain. Estos serán los retos de los próximos años.
  2. R3 es una empresa que tiene más de 40 años trabajando y con el respaldo de bancos globales. Esta es una empresa de la industria Fintech. Está desarrollando tecnología estandarizada para arquitectura de datos de esta manera.
  3. Foundation´s Hyperledger es una iniciativa de la industria que incluye a IBM. Nada más que decir.

Aplicaciones en el rubro de Negocios y Consultoria:

  1. Deloitte está trabajando con clientes y con start ups para desarrollar soluciones para mejores procesos para conocer a los clientes.
  2. Nasdaq está usando Linq Blockchain technology para completar y grabar sus transacciones. En el rubro comercial, Factom y Everledger son los lideres ambos en seguridad de Data para distintas industrias.

Resultado de imagen para blockchain

En conclusión, muchos están tomando ventaja para aprovechar la habilidad del Blockchain. ¿Nos quedaremos relegados como con las tecnologías anteriores, o implementaremos e integraremos rápido la tecnología para comenzar a aprovecharlo con anticipación? Depende de nosotros.

 

Meditación: La medicina para la mente

No eran mis mejores años, pero sí los últimos de los que yo creía que serían los más difíciles. Atravesaba el programa de Bachillerato Internacional de mi colegio, esperando un cierto puntaje para poder convalidar estudios generales en la Universidad de Lima. Si no obtenía el puntaje que quería, me estaría atrasando un año entero para comenzar mi carrera universitaria. Me esforzaba mucho y podía considerarme a mi misma una alumna aplicada. Sin embargo, no llegaba ni al tercio superior de mi promoción. Lo intentaba todo, pero tanta competencia entre todos los alumnos me hacía sentir insuficiente. No quería caer en la tentación de rendirme. Conseguir lo que yo quería, que era no haber hecho el bachillerato, que me tomó un año más, en vano, era mi objetivo meta en ese entonces. El BI me enseñó a lidiar con el estrés y a aprender sobre la ansiedad. Invadió en mi vida entregándome conocimiento significante para mi, pero quitándome lo que más me gustaba hacer: dibujar, tocar piano y jugar tenis. En esos años, detuve el proceso de mejorar nuevas técnicas, de aprender nuevas canciones, y de mejorar mis golpes para encerrarme en el túnel que me llevaría a una tranquilidad y seguridad que tanto buscaba.

Facebook era usado por mí y mi entorno como un medio de entretenimiento momentáneo, más que uno de comunicación u otras cosas. Encontrar y ver videos divertidos me tenía adicta ya que era la única manera de escapar mi realidad de estudio intenso por algunos minutos. Otras cosas que me ayudaban a descansar por un rato de esta realidad era salir con amigas y amigos, conversar con mis primas o salir a comer o ir al cine. Comencé a seguir estas páginas de autoconsciencia y autoayuda en Facebook, y saltaban frases inspiradoras que me motivaban. Cabe decir que la filosofía y la capacidad de autorreflexión siempre han sido mis fuertes… Algunos la llaman inteligencia existencial. Aquí comienza la historia real, encontré que muchos medios de páginas de Facebook de autoayuda y páginas web representativas de instituciones de psicología y en general de mucha gente como yo, recomendaba una práctica, muy conocida por su nombre pero no tanto por su aplicación, llamada meditación. ¿Cómo llegaron a esto? Pues estas páginas de las que hablo y sigo, te enseñan que la realidad de uno se construye a través de la mente. Te demuestra, a través de evidencias, que la mente humana es el arma más poderosa que tenemos. ¿Qué evidencias? El efecto placebo es una de ellas: este es el tratamiento por el cual un paciente recibe cierta dosis de pastillas con sustancia que no tienen efecto directo ninguno con la enfermedad del paciente, y aún así presentan mejoras de síntomas de la enfermedad. El propio paciente se auto influencia por la sensación de que está siendo tratado, lo que aumenta su esperanza de curación y así se mejora y se facilita su recuperación. Por otro lado, hay un dicho que dice “The same boiling water that softens the potato hardens the egg. It’s about what you’re made of, not the circumstances”, que quiere decir “el mismo agua hirviente que ablanda la papa endurece el huevo. Todo se trata de lo que estás hecho, no de las circunstancias”. Este dicho trata de transmitir el hecho de que la mente es capaz de cambiar situaciones completamente reales y que no importa cuáles sean las circunstancias en tu vida, lo que realmente importa es qué haces al respecto. Entonces, ¿de qué manera se conecta la meditación con la mente?

Volviendo a mi idea central, después de investigar, si se podría decir ardua o extensamente, decidí probar esta práctica mundo-controversial. La meditación tiene diversas definiciones, pero a mí me sirvió como práctica en la cual se entrena la mente para ver las situaciones con más objetividad, con más distancia, sin sentirse directamente identificado. Esto me ayudó a pensar con más claridad y efectividad, además de a no tomarme las cosas de manera personal. Cuando nos tomamos las situaciones y acontecimientos subjetivamente, nos llenamos de sentimientos negativos y esto nos bloquea mentalmente y nos causa depresión. No en todos, pero sí en muchas personas.

La primera vez que medité fue difícil pero mostró efectos en mí que contaré más adelante. Habré durado unos pocos minutos como máximo. Pero así se comienza. Los especialistas te recomiendan comenzar poco a poco, y con la práctica, ir aumentando la duración. Pero, ¿en qué consiste la meditación? Para comenzar, se tiene que encontrar un respaldar en donde apoyarte. Es necesario algún tipo de soporte para mantenerse más enfocados en la respiración y no en la posición de nuestro cuerpo mismo. Sin un soporte nos concentramos en que si estamos moviéndonos o en que si nuestro cuerpo se balancea de un lado para otro. Puede sentarte en tu cama y poner almohadas como respaldar. Si estás en el trabajo y tienes una silla de oficina cómoda podrías meditar sentado o sentada ahí. También puedes meditar en un jardín con el atardecer. No es imprescindible estar sentado con las piernas dobladas para meditar.

Por otro lado, es mejor que el lugar que escojas no tenga demasiada luz.  La luz tenue o incluso la complete oscuridad funcionan mejor. Sin embargo, no tiene que estar completamente negro. Mientras que la luz no obligue a nuestros ojos a seguir abiertos todo bien. Este requisito de la luz es indispensable porque cuando hay menos luz, nuestro cuerpo expulsa las hormonas de la melatonina las que causa que nuestro ojos se comiencen a cerrar sin tener que estar esforzándonos en cerrarlos constantemente. Sin embargo, no es obligatorio. El mayor reto de la meditación, que es aquel que tomó más tiempo en aprender es: concentrarse en la respiración. Antes de explicar cómo se logra, explicaré que para efectuar esta práctica, se respira por la nariz unos cuatro segundos y se bota el aire, por la nariz también, unos 8 aproximadamente. La manera de respirar es importante: no debemos expandir el pecho, sino el abdomen. Respirar expandiendo el pecho crea una presión en esta parte del cuerpo y aumenta la ansiedad. En cambio, expandir el abdomen da una sensación de relajo, debido a que de esta manera, el cuerpo asimila mejor el oxígeno. Si lo haces bien, te darás cuenta en cómo el diafragma se expande y se contrae.

En cuanto a la intensidad de la respiración, no debemos de esforzarnos mucho para inhalar y exhalar. El proceso debe ser suave y simular una respiración natural. Ahora lo más difícil: ¿dónde está nuestra mente mientras ejercemos esta práctica? ¿En que estamos pensando mientras respiramos? Pues el mayor reto es concentrarnos en una sola cosa: la respiración. Hay muchas maneras de lograrlo. La mente de uno es invadida por miles de pensamientos cada día. Dudas, memorias y emociones entran y salen de nuestra cabeza de momento en momento. Debemos de concentrarnos en cada segundo de esta práctica en cómo el aire entra y sale de nuestro cuerpo. Si pensamientos alternos comienzan a invadir simplemente regresa la concentración a tu respiración. Cada vez que esto pase vuelve a regresar a tu respiración. Con el tiempo la concentración aumentará y el proceso será más y más efectivo. Hay maneras simples de evitar o al menos reducir los momentos de distracción. Una de ellas es ponerse mentholathum en crema en la nariz. De esta forma el olor te mantiene atento a tu respiración. Lo he probado y funciona muy bien.

Contaré ahora lo que sucedió después de la primera vez que medité. La parte final de mi meditación se interrumpió por una voz imponente que dijo: “¡Fátima, ven a comer! ¡La comida ya está lista!”. Reaccioné tranquilamente, entré a la cocina y me senté en la misma mesa en la que estaban sentados mis hermanos menores, quienes se estaban peleando por algo tonto: dónde poner el servilletero en la mesa. Cortando su discusión, lo tomé y lo puse al medio y dije algo como: “aquí no te molesta a ti, y a ti tampoco”. Comencé a comer tranquila. Ellos se quedaron callados también y siguieron comiendo. Lo que pasó no refleja transparentemente lo que pasaba dentro de mí. Me sentía en un estado de paz y de tranquilidad que no había sentido antes. Con la meditación relajamos y pacificamos la mente. Además liberamos la conciencia, para así pensar mejor y tener un día de calidad, especialmente cuando nuestros deberes y responsabilidades nos tienen un poco tensos o con estrés. Concentrándome en mi mente y mi salud logré enriquecer poco a poco mi potencial académico. Obtuve el puntaje que soñé por años, me emocioné y hasta lloré de la alegría cuando me enteré que… ¡Lo había logrado!

Con el tiempo, llegué a gozar de otros beneficios más de la meditación.